contacto@andersonskindergarden.edu.mx

¿QUÉ ES LA ALIMENTACIÓN?

La alimentación es el proceso por el cual se escogen, elaboran, transforman e ingieren los alimentos. Una buena alimentación es necesaria para la salud y debe convertirse en un hábito satisfactorio y gratificante para padres e hijos.

A la hora de escoger los alimentos hay que tener en cuenta la cantidad, lo que aportan al organismo y si son necesarios o perjudiciales. Alimentarse es una necesidad fisiológica que el niño precisa para su desarrollo intelectual y motor. Hay que distribuir las comidas con un menú equilibrado que aporte la energía necesaria para cada momento del día.

Una alimentación variada y equilibrada es necesaria para que se desarrollen las capacidades cognitivas superiores: el lenguaje, el pensamiento, la memoria.
La alimentación sana facilita el desarrollo intelectual del niño a través de la percepción sensorial, lo que aumenta su capacidad de memorizar y, sobre todo, de pensar y razonar.

LA NUTRICIÓN Y LOS NUTRIENTES

La nutrición es el proceso mediante el cual el organismo transforma una serie de sustancias que recibe del exterior –llamadas nutrientes- con tres objetivos: producir energía, regular el metabolismo y posibilitar el crecimiento.
Los principales tipos de nutrientes son:

  •   Los hidratos de carbono.
  •   Las proteínas.
  •   Los lípidos o grasas.
  •   Las vitaminas.

    Los hidratos de carbono. Son la fuente principal de glucosa, es decir, los que abastecen de energía a nuestro organismo e intervienen en el desarrollo muscular y cerebral. Es muy importante consumir la cantidad justa, ya que el abuso produce obesidad, exceso de colesterol y diabetes.

    Los alimentos que contienen hidratos de carbono son los cereales, la pasta, la verdura, la fruta, los azúcares y la leche. El hígado y los músculos son los lugares donde el cuerpo almacena los hidratos de carbono.

    Las proteínas. Compuestas de aminoácidos, son necesarias para la nutrición, el crecimiento y la reparación de los tejidos. Constituyen la defensa inmunitaria del organismo contra infecciones o agentes extraños.

En niños y adolescentes, la falta de proteínas genera un retraso en el crecimiento y el desarrollo. Los alimentos que contienen más proteínas son el huevo, la carne, el pescado, las legumbres, los cereales y los frutos secos.

Los lípidos o grasas. Aportan la reserva energética, y son aislantes térmicos del cuerpo y protegen la piel de numerosos factores externos. Son, por tanto, necesarios.

Sin embargo, el abuso de alimentos grasos aumenta considerablemente el valor calórico de la dieta y contribuye a la obesidad y al incremento del colesterol.

Existen dos tipos de lípidos: los de origen vegetal –presentes en alimentos como el aguacate, el aceite y los frutos secos- y los de origen animal –en la mantequilla y el tocino-.

Las vitaminas. El organismo humano es capaz de obtener todas las vitaminas que necesita a través de los nutrientes que ingiere, siempre que se mantenga una dieta equilibrada.

Principales vitaminas:

Vitamina A. Función del organismo: crecimiento, piel saludable, resistencia a infecciones, esencial para la visión. Obtención: zanahorias, tomates, espinacas, pasas, ciruelas, durazno, ejotes, perejil, peras, lechuga.

Vitamina B1. Función del organismo: crecimiento, función correcta del sistema nervioso, buen rendimiento de los músculos, del corazón y del cerebro. Obtención: arroz integral, frijoles, lentejas, harina de trigo, levadura, nueces, cacahuates, avena, pan.

Vitamina B2. Función del organismo: actúa en la regeneración sanguínea, en el hígado, en el trabajo cardiaco, en el aparato ocular. Obtención: aguacate, avellanas, espinacas, alubias, levadura de cerveza, nueces, perejil, plátano, melón.

Vitamina B6. Función del organismo: formación de hemoglobina y anticuerpos, metabolismo de las proteínas. Obtención: frijoles, lentejas, plátanos, frutos secos.

Vitamina C. Función del organismo: crecimiento, prevención de infecciones, piel saludable. Obtención: cítricos, verduras, papas, tomates.

LA PIRÁMIDE NUTRICIONAL

Una dieta equilibrada aporta los nutrientes básicos diarios, habrá que tener en cuenta los alimentos que cubren las necesidades nutricionales como:
1 PAN, CEREALES, ARROZ Y PASTA: aportan la mayor parte de los hidratos de carbono y algunas proteínas. El consumo ha de ser diario.

2 FRUTAS Y VERDURAS: ricas sobre todo en vitaminas, y también en hidratos de carbono y proteínas. Se deben tomar cinco piezas diarias, combinadas en: dos frutas y tres verduras o bien tres verduras y dos frutas.

3 CARNE, PESCADO Y HUEVOS: fuente de de proteínas y grasas. No parece recomendable ingerir una cantidad elevada de grasas animales; se puede eliminar la mayor parte de la grasa visible de la

carne y la piel de las aves. El huevo es la principal fuente de proteínas. El pescado es también rico en proteínas y ácidos grasos, sobre todo Omega 3. Carne, pescado, y huevo deben aparecer dos o tres veces por semana en el menú.

4LECHE Y DERIVADOS: es conocida su importancia en la alimentación infantil. En los primeros meses, el recién nacido sólo se alimenta de leche, fuente fundamental de calcio y vitaminas esenciales para el crecimiento. Pasada la lactancia, lo ideal es que el niño los tome dos o tres veces al día: vaso de leche, yogur, queso.

5 GRASAS Y DULCES: golosinas, refrescos, gaseosas y pastelería deben emplearse con moderación

“El desayuno debe ser la comida más importante del día” es necesario crear el hábito.
Sin un desayuno completo, el niño tendrá dificultades para afrontar los requerimientos energéticos diarios. En edad escolar disminuirá su atención y su concentración, lo que dificultará notablemente el aprendizaje.

LA IMPORTANCIA DE LLEVAR UNA ALIMENTACIÓN SANA

Cada vez es más frecuente la obesidad infantil, es necesario adoptar medidas preventivas como: *Establecer de cuatro a cinco comidas principales al día.
*No comer entre horas.
*Otorgar una gran importancia al desayuno.

*Consumir preferentemente alimentos ricos en fibra, como legumbres, verduras, hortalizas, y frutas. *Eliminar o limitar el consumo de bebidas azucaradas, refrescos, chocolates, embutidos, pastelería industrial y pizzas.
*Limitar el consumo de frituras y rebozados.

*Acompañar siempre los platos principales con verduras o ensaladas.
*Fomentar la actividad física y los juegos al aire libre, y limitar los horarios de televisión.

¿CÓMO SE INSTAURA EL HÁBITO DE LA ALIMENTACIÓN?

En el mismo momento
Se debe comer siempre a las mismas horas. Para establecer el horario es preciso observar las necesidades fisiológicas del niño y, en función de éstas, elaborar un plan que debe cumplirse rigurosamente –sobre todo al principio- hasta que el niño interiorice.
En el mismo lugar
Se debe comer siempre en el mismo lugar. El niño sabrá dónde están los utensilios necesarios para comer –babero, cuchara, plato, vaso- y los asociará con el momento de la comida. Dependiendo de su edad y sus capacidades, se le asignarán tareas que tengan que ver con la organización de la mesa.

Los horarios de cada comida deberán ser respetados en lo posible.

De la misma manera
Hay que avisar al niño que se acerca el inicio de la comida para que vaya finalizando la actividad que esté haciendo.

También hay que recordarle el ritual previo a sentarse a comer –ponerse el babero, lavarse las manos, poner la mesa- y, si es necesario, acompañarle mientras lo hace.
Para levantarse de la mesa hay que terminar la comida. Después se recoge –dependiendo de la edad y las capacidades del niño- y con ello se da por finalizada la rutina.

MANTENERSE FIRME CON LAS RUTINAS Y LOS LÍMITES ES VITAL PARA QUE EL NIÑO SE SIENTA SEGURO. EL MANEJO ADECUADO DE LAS RUTINAS AYUDA A PREVENIR Y CONTROLAR

ELABORADO POR: AÍDA MORENO ARRASTIO.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *